El primer semestre del 2022: ¿la roca de Sísifo?