lo del santo grial cotidiano no es una exageración, aunque el drama sea lo mío. ya te contaré

Zebra nació en 2016, un año de cambios fuertes para mí. Lo inicié con mi amigo Dani Juárez-Ruiz, que en ese momento tenía las mismas inquietudes que me venían mordiendo desde un par de años antes: ¿Y si ponemos nuestro changarro propio y los desvelos nos los patrocinamos solitos?

Nos tiramos al agua y braceamos juntos por varios meses, hasta que nuestras necesidades fueron distintas y Dani se fue a ArtBox, su genial estudio de diseño, con quienes trabajo proyectos espectaculares (pasá a darle un vistazo a su portafolio. Nadie mejor que Dani para los empaques y las composiciones digitales)

Si sos freelance y me estás leyendo, seguro sabés que esta profesión es cruel con los llaneros solitarios. Agota y no muestra piedad. Entonces se me ocurrió convertir Zebra en una red de servicios creativos. Una plataforma para reunir en ella a profesionales del diseño, la publicidad y la comunicación y construir un espacio colaborativo, capaz de ofrecer los servicios estructurados de una agencia, pero sin su rigidez. Una buena idea (dos besos para mí ) pero que ha sufrido mutaciones desde que la implementé. 

Desde entonces, Zebra es un espacio que ha transformado tantas veces como Pokemón en plena batalla. Sigue siendo un espacio colaborativo, pero se ha aflojado la abotonadura y abraza su forma más orgánica. La más personal. La que se adhiere a mi esencia que, al fin y al cabo, soy quien pone la cara, el pecho, las ilusiones y las frustraciones por este proyecto (a todo esto, estoy segura de que querés saber quién demonios escribe en primera persona y cuenta tanta vaina)

este es entonces un espacio profesional, que no está (ni podría) estar desligado de quién soy. como pasa con todos los proyectos de vida o al menos, como debería ser. 

zebra ha sido mi espacio profesional pero también es mi proyecto personal más retador. mi santo grial cotidiano

Quería escribir una intro aséptica. Ya sabés, una de esas presentaciones profesionales que hablan del compromiso, el amor a las marcas y bla. bla. Pero desistí.

Y no porque no lo haya intentado antes o porque no me apasione por los proyectos en que me involucro, sino porque he decidido que este sitio debe ir más allá y convertirse en una plaza para la honestidad. Mostrar la forma en que me relaciono con lo que hago para vivir.

¿Querés que te cuente más?

Maru Luarca

Coordinadora Zebra Red Creativa

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 Zebra Red Creativa